El crecimiento casi exponencial de Tijuana acarrea consigo diversas necesidades, y por consiguiente, propuestas para solucionarlas. Esta es la parte que más me resulta interesante del problema, el de las posibles respuestas. Quizá porque veo a Tijuana como una ciudad de ideas, de mezclas interesantes, y por extensión, como un cálido nido arquitectónico.

Perspectiva aérea. www.mexicoretailadvisors.com/tijuana-hipodromo/

Grupo FEMA, con experiencia en proyectos del mismo estilo e interés, lanzó su diseño de Galerías Hipódromo, programado para abrir en Enero del 2009, es un futuro centro de entretenimiento, plaza comercial, en fin: foco. Sin duda son noticias alentadoras, pues generará ofertas de empleo, turismo y otras cuestiones (los anclajes son una tienda Walmart y cines). Pero vámonos al aspecto de su identidad tijuanense, y la recepción que está teniendo.

He aquí un slideshow.

Si observamos las ilustraciones que nos presentan, particularmente las fachadas, nos topamos con una gran cantidad de elementos que hemos asociado a diferentes estilos. Hay algo de la moda estadounidense en la semiótica de centros comerciales, que puede justificarse como netamente vanguardista, pues se ha definido que uno de los propósitos del proyecto es el de estar a nivel internacional, y dada la situación fronteriza, resultaría muy atrevido no integrarlo al contexto comercialmente competitivo al que estamos habituados (tiene Walmart). Además, aparece la arquitectura que nosotros identificamos con Tijuana: la figurativa, que alude a la historia de la ciudad y de sus influencias. Eso sobresale en las columnas, los arcos, las techumbres con teja y tal vez las cúpulas, pues es a partir del mudéjar que trajeron los españoles, que Tijuana creció imitando y reflejando todas las fuerzas que la mantenían en compresión.

Con esto como fundamento, mi inferencia personal trata de una visión de la ciudad como una galería de estilos.

Y en cuanto a la recepción, en varios sitios y foros he visto interés y entusiasmo juveniles, y hasta admiración, por el proyecto. Algunos otros dudaban y no aceptaban el curso que estaba tomando el asunto. De otros, para mi infortunio, solo pude leer acusaciones divertidas, generadas por la confusión, la desinformación, la lujuria de la estulticia, el resentimiento o la mera verborrea.

Me recordó a lo de “Tijuana es como las matemáticas…”. No sé si lo hayan escuchado.

www.skyscrapercity.com/showthread.php?t=42815...

About these ads