En San Francisco, Packard Jennings y Steve Lambert preguntó a diversos arquitectos e ingenieros qué harían con la ciudad si no se tuvieran que preocupar por el dinero, la física, burocracia, política o cualquier obstáculo –el cínico diría que el resultado sería algo parecido a los proyectos de Zaha Hadid, lo bueno que no soy cínico.

Más bien, el resultado fue una exageración divertida de situaciones absurdas e ingenuas acerca del futuro de la ciudad. Lo que me parece muy bueno es que tales imágenes se exponen en las calles de la ciudad y promueven cierto grado de inocencia urbana, muy necesaria en estos días.

Aquí todas las ilustraciones.

Y algunos ejemplos:

En fin, me gustaría entablar este proyecto como una realidad en Tijuana, aunque me permito dudar del entusiasmo de las autoridades con un proyecto como tal. Pero sería buena idea eleverlo a propuesta y visualizar una Tijuana futura y surreal. Empezando a pensar en cómo la queremos, podríamos terminar en buen camino.

Anuncios