Mis intenciones son inocentes, pero si no has visto “10,000 B.C.” (2008), de Ronald Emmerich (Godzilla, Independence Day, The Day After Tomorrow), ten cuidado con los spoilers. Simplemente me dedicaré a enlistar algunas de las incoherencias históricas y demás cosas divertidas. No es que la película busque ser coherente, pues Emmerich debió estar pensado tan sólo en el entretenimiento. Y sí lo consiguió, al menos conmigo. Sí, fue entretenido contemplar dichas incoherencias, y uno que otro efecto especial asombroso. Siendo estudiante de arquitectura, de la historia del arte, y acompañado de una estudiante de psicología apta para la historia universal, la diversión se elevó a la cuarta potencia.

Primero hablemos de la “geografía toda loca”, en palabras de mi acompañante. Al principio, montañas y un clima frío. ¿Europa? Posiblemente. Inesperaamente surgen otras, que recuerdan más a Perú… o China. Y uno se convence de que están en China con el bosque de bambús. Acto seguido, éste evoluciona a una selva tropical. Pero no están ni en Europa, ni en América, ni en China. Aparentemente es el norte de África, por las culturas representadas y una que otra cosilla más. Ya uno está casi seguro de eso por la alusión al río Nilo, al Sahara, y la llegada a Egipto. Además, están los pesonajes que parecen salidos de alguna cultura mesopotámica.

Los animales. Bueno un poco complicado: ¿Mamuts en clima tropical? ¿Aves phorusrhacidae en África? ¿Dientes de sable? No digamos la línea temporal… En fin.

La arquitectura. Si sugieren que los mamuts cargaban los bloques de piedra para las pirámides egipcias, es una idea original; Y luego la rampa por la que subían. Si fue una idea inspirada en los zigurats, bueno; Sobre el templo… no es posible tal descripción. Lograr la construcción de una naos tan alta, se podría solo a través de un sistema perfeccionado hasta los tiempos del gótico. Mientras tanto, tenían que conformarse con salas hipóstilas; Luego, las pirámides aparecieron mucho después, al menos unos 2700 a.C. Todavía una mastaba pasaría… Ni modo.

¡Las culturas! Lo de la tribu de habla inglesa hace 12,000 años es comprensible. Se ahorran los subtítulos. Luego los hombres mesopotámicos a caballo. ¿O eran egipcios? Bueno aquí estamos omitiendo lo que nos dicen incansablemente sobre la Edad de los Metales, y el cambio de nomadismo a sedentarismo, además de la domesticación de los caballos… etcétera. Y Egipto… ¿Realmente esclavizaban? ¿No eran sirvientes creyentes en la promesa de vida eterna, por parte de Faraón, Dios? Pues si también domesticaron a los mamuts, ni modo que no pudieran con los prisioneros.

Es la magia del cine, más o menos en los 10,000 a.C. Al fin y al cabo hasta la prehistoria está compuesta de teorías… es decir, sugerencias.