Es muy importante para el mexicano sentirse bien de tener una nueva atracción en casa, no por nada se le otorgó a Tom Krens La Orden del Águila Azteca en el 2006, agradeciendo al entonces cabeza de la franquicia Guggenheim el regalo que le hacía a México.

Recordemos, el proyecto va en manos del mexicano Arq. Enrique Norten y supuestamente estaría listo para los panamericanos del 2011. Pero con un costo estimado de unos 300 millones de dólares y la renuncia de Tom Krens, el proyecto no parece ver la luz del día, a razón de las mismísimas fuerzas que dejan los sueños en los suelos, y no es la gravedad sino el dinero. Según se reporta, el año pasado apenas se juntaron 4 millones de dólares recabados de donaciones privadas.

Es una triste realidad, la de la falta de presupuesto en un sinfín de proyectos de arquitectura en el mundo que rodea a Dubai. Sin embargo, Fernando Fernández, a cargo del consorcio en Guadalajara, parece optimista acerca de todo esto. Probablemente haya un futuro para el museo, esperemos.

Anuncios