Entre el gran repertorio de The Beatles se encuentran un sinfín de canciones que nadie nunca ha escuchado. Probablemente no muchos hayan oído siquiera hablar de What’s New Mary Jane o Teddy Boy, y francamente, de la primera no se pierden mucho: probablemente la única canción que el cuarteto debió haber guardado en los más recónditos de los lugares.

Pero hay esas canciones que nadie ha escuchado, o que muy pocos lo han hecho, y que merecen más atención por su excelente calidad. He aquí mi lista de las cinco:

5. Helter Skelter: Muchas veces citada como la primer canción del heavy metal, y algunas veces discutido este punto; no hay duda de la calidad de esta pieza. Y muy posiblemente el título suene para algunos como un simple juego infantil ó el asesinato a sangre fría de Charles Manson y curiosamente ambas interpretaciones estarían correctas. El título se refiere a un juego británico, y también se refiere al texto que escribió Manson en una escena de asesinato, según él, inspirada por la canción. Gracias a esto, la canción no ha tenido gran propagación y los gritos que le arrancan la garganta a McCartney en esta canción han quedado olvidados.

4. Norwegian Wood: Una canción muy simple realmente, más que nada un poema; un juego de palabras y la simplicidad del relato autodiegético. Las imagenes y el sitar con ese ritmo tan peculiar. Y la ironía de ser utilizado cuando ese mismo era el propósito del yo lírico.

3. While My Guitar Gently Weeps (Anthology 3): Mientras que la versión que fue grabada en The White Album tenía el acompañamiento de Clapton y verdaderamente hacia a la guitarra llorar, lo cierto es que la versión acústica de Harrison solo es mucho más bella. Inclusive la estrofa que le faltó a la versión final le agrega tanto significado. En tema, esta pieza acompaña a I Me Mine, acerca de la pasión egoísta del artista.

2. Dear Prudence: Otra de las canciones no tan populares que nadie menciona cuando habla de Yesterday, Let it Be, Hey Jude. Y sin embargo, está a la altura de estas canciones con la melodía tan fácil de recordar y una letra llena de vida.

1. Hey Bulldog: Recluída al álbum Yellow Submarine, goza del anonimato del que gozan todas las canciones de este álbum (con la excepción de la canción del título). Es una pieza que tiene brillantes improvisaciones, estructura perfecta, letra llena de energía y una guitarra que la encapsula y la traduce en un magnífica interpretación.

Anuncios