Al parecer en Dubai hay un grupo de arquitectos que han perdido la razón y están optando por realizar un proyecto sustentable en la ciudad del delirio. Son los X-Architects, algo así como los X-Men y llaman al complejo urbano Xeritown.

Será principalmente orientado a los peatones y tomarán en cuenta el contexto, el clima, el paisaje; conservar la energía, el agua, suelo, flora, fauna, etc. Es el clásico plan que está tan de moda en el resto del mundo, la preocupación por el mundo, llamarlo sustenable y recibir los aplausos.

Pero aplaudo el diseño, que por primera vez me dice algo de lo que solía ser Dubai antes del hiperconsumismo.

En realidad me presento escéptico al proyecto, no por la capacidad de los arquitectos o por las buenas intenciones que puedan tener, sino por el móvil de Dubai, la inversión privada y la nula preocupación por el ambiente y la gente de los que controlan el dinero. Xerotown debe ser rentable, y quién más compra en Dubai que los magnates del mundo a quiénes poco les importa qué tan sustentable sea su vida. No hay necesidad de ahorrar cuando se tiene mucho de todo.

Cortesía Dezeen