La sobriedad de la arquitectura es algo que aprecio de sobremanera. No hay nada más bello que los materiales siendo ellos mismos. La arquitectura japonesa, con íconos como Tadao Ando y SANAA, parece haber tomado esta idea como su estandarte. Ahora unos apartamentos de Kazuyo Sejima demuestran la belleza del concreto.

La cicatriz de la arquitectura es algo que impresiona, que nos habla del tiempo, que humaniza más a esta arte. Cierto es que procuramos la preservación de nuestras obras, el arte debe expresarse, no esconderse. Como un lienzo de DaVinci pierde contra el tiempo, así la arquitectura lo hace tambien. Y tal como las inclemencias de la naturaleza afectan el crecimiento de un árbol, también lo hacen con una obra de arquitectura. La muerte también es razón de festejo, pues es testamento de vida.

sanaa-okurayama-6730

sanaa-okurayama-6852

sanaa-okurayama-6932

http://www.iwan.com/photo_Okurayama_Apartments_Sanaa.php

Anuncios