Si bien concuerdo con la idea general que Adolf Loos materalizó acerca del ornamento en un mundo muy lejano, previo  a guerras, globalización y Einstein, me rehuso a aceptar su noción de la residencia como producto totalmente utilitario. Cierto es que el utilitarismo fue la bandera de muchos modernistas, entre ellos Le Corbusier, quiénes con mucho orgullo presumían de las máquinas que diseñaban. Sin embargo, ninguno fue tan honesto como Loos. La belleza abstracta de Le Corbusier no puede ser encontrada en la integridad e interesantísimo concepto que desarrolla Loos con cada edificio que crea. Poniéndolo simple, a Loos es fácil encontrarlo feo.

No obstante, a mi me atrea la sensualidad de sus construcciones –que se diferencian del erotismo de otros edificios de Vienna en que no tienen la intención de atraer, sino de ser actual. Ahora bien, Loos establece que la casa debe ser conservadora, ser aceptada por todos y confortable. Por eso la diferencia del arte. El cual, según el filósofo arquitecto, debe ser radical, incomodar y ver al futuro. No me opongo a su concepto del arte, hasta cierto punto es romántico y cabe dentro de mis ideas. Pero me opongo a su concepción de la residencia como un espacio conservador.

La casa, el lugar más íntimo y más cercano al hombre es también la cuna de todo el perfil psicológico del individuo. Cada espacio motiva e invita a nuevos comportamiento, nuevas formas de pensar y redescubrir el mundo. Entonces me pregunto, ¿porqué promover el conservadurismo a través de la residencia? Si bien el mundo exige comodidad, la arquitectura debe ser radical. Promover la incertidumbre es papel primo de la arquitectura. Debe ser un medio por el cual no es esconda el caos, sino se exprese y se reviva día con día. Arquitectura que desconcierte, que abrace con intimidad a la naturaleza misma, la entropia y la tendencia al desorden. Arquitectura que invite, que cree nomadismo en el hogar. Que reconsidere y que rompa esquemas. Arquitectura que declare la guerra al mundo.

… de ahí que la arquitectura debe ser arte.

emma_perry_perspecti_1498cc

Diseño de Emma Perry