junio 2009


Más vale ir revisando el nuevo juego de EA para Wii, PS3 y X-Box 360, que une dos fiebres musicales importantes. Trátase de 45 canciones de la discografía de The Beatles (Apple Corps.) y la serie de Rock Band (Harmonix, MTV Games y EA), la paralela de Guitar Hero. La idea inicial la tuvo Dhani, el hijo de George Harrison. Encontrarán la temática y la ambientación visual muy estimulante, o al menos nostálgica.

Y aquí el sitio oficial. Saldrá a la venta el 9 de Septiembre de este año.

Soy un ávido seguidor de los proyectos de Tim Burton. Me interesan las películas que mantienen un estilo tan marcado, claramente el trabajo de un auteur al estilo de Kubrick, Tarantino, Bergman, entre otros muchos. Claro, no los comparo por ser similares ni mucho menos, simplemente porque sus trabajos son indiscutiblemente producto de una mente audaz y sin miedo a decir algo.

En fin, este post sólo tiene el propósito de comentar el aspecto del nuevo filme de Tim Burton: Alice in Wonderland. Sí, el clásico de Lewis Carroll, inmortalizado por Walt Disney. Es una historia fascinante, con diálogos increibles y personajes muy intrigantes. La imagen que Burton le está dando a la película es algo aterradora, debo admitir. Pero también lo era el libro e inclusive la película de Disney, la cual fue causa de las pesadillas de un montón de niños que sabían que había algo mal con la película. Y claro, ni siquiera para un niño es normal admitir que la demencia es perfectamente aceptable y que muy dentro de nosotros, es el verdadero estado de las cosas.

Preparados para ver a Johnny Depp, Helena Bonham Carter y Anne Hathaway…

“Según ella, los espacios respondían a las sensaciones humanas, y principalmente al sonido. La evolución del espacio es lenta, constante y continua. Tanto la ausencia como el exceso de sonido alteran a la evolución del espacio. La cicatriz que deja el humano sobre un espacio es permanente, de ahí que las pirámides no hayan cambiado pese a la ausencia relativa de ruido en su entorno.”

Lebbeus Woods propuso, en uno de sus textos, la idea la arquitectura como un sistema de energía. Tal sistema está expuesto a la interacción entre sí mismo y lo que lo rodea. Por tanto, tal sistema mantiene un flujo constante de energía, un intercambio. Pero por sí mismo no puede producir energía. Sin embargo, los usuarios, nosotros, le proporcionamos energía a este sistema por medio de nuestro movimiento, ruidos, y distintas acciones que se producen en una obra arquitectónica. Ahora bien, el sistema para expulsar la energía recibida evoca sensaciones en nosotros. La obra arquitectónica es entonces tan sólo un canal que traduce nuestra energía en sensaciones, emociones y sentimientos que percibimos al estar en presencia del sistema.

Entonces, podemos plantear a la arquitectura como vectores. Es decir, aunque tienen energía, y son manifestaciones -causa, de la energía, no pueden ser mensurados si no es por sus efectos. Inclusive podemos afirmar entonces que la arquitectura son los vectores de la sociedad. Cada piedra en una construcción necesito de energía cinética para elevarse a donde está en este momento, y una vez ahí mantiene una ardua pelea en contra de la gravedad, escondiendo así en sus adentros energía potencial.

Más aun, planteando a la arquitectura como un sistema de energía en sí, representado por una manifestación física -los materiales, implica que es cambiante -tanto en espacio como en el tiempo. Ahora imagina que debemos reformar las leyes para apropiarlas a este pensamiento. De pronto no podemos delimitar espacios porque los límites de la energía no son rígidos ni estáticos, sino son producto de una constante evolucion provocada por la interaccion de sistemas. Y si no, es preciso notar que los aspectos económicos de una sociedad afectan al flujo de energía. Es decir, ciertos negocios quiebran y dejan de ser frecuentados. Ante la falta de interacción energética entre la obra arquitectónica que albergaba tal negocio y el influjo energético de los usuarios, la obra decae, tanto física como emocionalmente. Los espacios menos frecuentados son diferentes a donde la muchedumbre se aglomera regularmente. Cambios suceden que van transformando a la ciudad, no en base a reglamentos estáticos, sino a una dinámica que si bien podemos enfocar, no podemos predecir. Los límites de propiedad serían, por lo tanto, analogos a la posición absoluta de un electrón.

A la mente me viene la ecuación de Schrodinger.

schrodinger

Y por supuesto, imágenes del Project Wien en Vienna, 2005 de Lebbeus Woods.

lebbeuswien

En las escuelas de arquitectura del mundo se les exhorta a los estudiantes a ver la película de The Fountainhead, protagonizada por Gary Cooper. Afortunadamente, cuando llegó la hora de ver la película yo ya había leído el libro y aprecié la híper simplificación de ideas que sucede en la película. De no haber leído el libro, habría entendido la película como una visión simplista, unilateral y casi ridícula de la profesión del arquitecto. Sin embargo, la trama original de Ayn Rand es mucho más que eso. Enorgullece al arquitecto el trato que se le da en la novela. Pero la película parece haber dado la idea errónea que la historia es acerca de la arquitectura. No lo es. La arquitectura es una herramienta que utiliza Ayn Rand para algo mucho más grande: la filosofía objetivista. La novela es una visión romántica de la arquitectura, y los personajes no son más que arquetipos.

Las ideas de Ayn Rand son radicales. Repudia la misericordia, la compasión, el sacrificio, y mantiene que en un mundo sin dioses, el hombre es dios. Descarta conceptos como la confianza, la emoción y glorifica la razón. Su mundo es romántico a más no poder, y lo encuentro muy atractivo. Es por eso que me encantaría que la historia se adaptara al cine bien hecha. Sí, propongo un remake. Simplemente porque la primera versión no funciona de ninguna forma. Hay dos opciones para el remake. Una es ubicar la historia en su contexto original, u otra mucho más atrevida es adaptarla a la situación actual.

the-fountainhead

En la historia original el movimiento que representa el individualismo de Roark es el modernismo. ¿Qué movimiento es realmente racional, íntegro y honesto en la actualidad? Me parece que el enemigo de Roark no serían los neoclacisistas que insisten en agregar columnas griegas a todas las fachadas. Estoy convencido que la antítesis de Howard Roark es cada cliente que desea repetir el Guggenheim de Bilbao. Creo que el posmodernismo sería el nuevo neoclásico. Esto por el hecho de que el posmodernismo es anti racional, no mantiene a la función, a la integridad del edificio como su máximo enfoque. Sino que el posmodernismo sacrifica al edificio por su imagen. Por supuesto, estoy consciente de la simplicación que se hace de la arquitectura, la cual es necesaria para que ésta actúe como herramienta de Ayn Rand. Igual que sus personajes, la arquitectura debe convertirse en un arquetipo. Y no debemos confundir la extrema complejidad de la naturaleza de la arquitectura con la idea que The Fountainhead maneja. Eso, me parece, sería una gran equivocación.

Ahora pues, muchas veces he leído que Ayn Rand es para adolescentes o para radicales de derecha, aquellos que odian el comunismo. Se víncula al objetivismo con una actitud de rebeldía típica del adolescente. Una ingenuidad desbordante y gran inocencia son aspectos necesarios para poder creer en lo que dice Rand, dicen. Y los que lo dicen se convierten en arquetipos que la misma autora dibujó en sus obras. Tenemos a Wynand de The Fountainhead o a Robert Stadler de Atlas Shrugged como exponentes de aquellos que se han vuelto escépticos de su propia capacidad. Sin embargo, no considero que las obras de Rand sean los mandamientos de la moral, ni mucho menos. Al contrario, el individualismo es supremo. Y cada uno de los héroes de Rand tienen diferencias entre ellos. Esto es mucho más evidente en Atlas Shrugged, en donde su visión se ve completamente realizada.

En fin, no tengo sugerencias en cuanto a un director o a un cast de actores para un posible remake de The Fountainhead. No obstante, por alguna razón los nombres de Christopher Nolan, Alfonso Cuarón, Clint Eastwood y Lars Von Trier me vienen a la mente. No tengo idea de que pasaría si alguno de ellos tomara la dirección, pero sería muy intrigante ver una entrega de parte de cualquiera de ellos. Sin mencionar que Atlas Shrugged también está disponible para adaptación…

atlasshrugged

Ayer Jueves 18 el ex-Beatle cumplió 67 años. Según wikipedia, McCartney posee el record por haber producido canciones que han alcanzado el lugar número uno como solista, duo, trío, cuarteto y quinteto. Es señalado como el artista más exitoso de la historia y uno de los grandes más activistas a favor de los derechos de los animales. Próximamente se estrenará el videojuego de Rockband versión de los Beatles así alcanzando un nuevo mercado.

mccartney peta

De su inagotable talento musical no hay mucho que decir, sólo basta explorar la inmensa cantidad de canciones que ha compuesto para comprobarlo. Su última entrega musical ha sido Electric Arguments, que compusó en 13 días. Ese hecho se vuelve evidente al escuchar la espontaneidad y energía desbordada que tiene su trabajo. McCartney narra la grabación del disco como un ejercicio creativo, la letra de las canciones, así como la melodía, casi improvisada y un rango vocal también sorpresivo.

También quiero señalar Driving Rain, un álbum que hace poco descubrí y que me sorprendió. Entre las muchas canciones que tiene, Heather fue la que más me llamó la atención. Cabe mecnionar que fue nombrada en honor a su hija, no a su esposa, y que aunque es una melodía muy simple, es increíblemente efectiva.

Oficialmente la banda de Ray y Dave Davies empezó en 1963 y terminó en 1996. The Kinks, a diferencia de los Rolling Stones, han sido constantes en material creativo, original y novedoso a lo largo de toda su carrera. Al rededor de 600 canciones a lo largo de sus años de actividad lo demuestran. La increible variedad de su música es sorprendente, la calidad constante y el humor muy acertado.

The Kinks tienen la habilidad de presentar críticas sociales a través del humor y la inocencia, manejada como parte de su discurso en el que todos somos súbditos de la monarquía. Una dicotomía que nos dibuja como victimas y como marionetas del régimen. El ingenio de Ray Davies le permite oponerse a todo tipo de prácticas al no hacerlo directamente, sino aludiendo a efectos que afectan las vidas de la sociedad y al hacerlo produce música de excelente calidad.

kinkssleep