Soy un ávido seguidor de los proyectos de Tim Burton. Me interesan las películas que mantienen un estilo tan marcado, claramente el trabajo de un auteur al estilo de Kubrick, Tarantino, Bergman, entre otros muchos. Claro, no los comparo por ser similares ni mucho menos, simplemente porque sus trabajos son indiscutiblemente producto de una mente audaz y sin miedo a decir algo.

En fin, este post sólo tiene el propósito de comentar el aspecto del nuevo filme de Tim Burton: Alice in Wonderland. Sí, el clásico de Lewis Carroll, inmortalizado por Walt Disney. Es una historia fascinante, con diálogos increibles y personajes muy intrigantes. La imagen que Burton le está dando a la película es algo aterradora, debo admitir. Pero también lo era el libro e inclusive la película de Disney, la cual fue causa de las pesadillas de un montón de niños que sabían que había algo mal con la película. Y claro, ni siquiera para un niño es normal admitir que la demencia es perfectamente aceptable y que muy dentro de nosotros, es el verdadero estado de las cosas.

Preparados para ver a Johnny Depp, Helena Bonham Carter y Anne Hathaway…