Verano de elecciones en Baja California y a tres semanas de la celebración pública que representa salir a votar, es inevitable abordar el tema de alguna u otra forma.  Lo bueno, lo malo y lo feo de las elecciones se percibe de manera diferente por diferentes clases y sectores: una primera señal de que la democracia de la que se enorgullecen unos, o la que intentan vender otros, aun es muy imperfecta. Historia del país, del estado, las leyes, la cultura bajacaliforniana, la organización geopolítica del narcotráfico, la apatía, el renovado interés en la participación política, la actividad impulsora de los empresarios (para bien de la comunidad o personal) y otras cosas son todas muy, muy interesantes, aunque no a todos les guste discutirlas. Quizá el problema es mucho más profundo, incorporado a las raíces y la lógica misma del sistema electoral, no sólo en México.

Como vacunas y prescripciones, especialistas en el tema apuntan a la necesidad de sanciones y a la cultura del control, sobre los fondos, publicidad y registro de partidos. Algunos condenan la aparición de nuevos partidos por considerarlos innecesarios, inefectivos y un gasto adicional al país. Y aunque esto iría en contra de la noción de que entre más opciones existan mejor, todos percibimos que claramente que hay algo de razón en sus señalamientos. Aún siendo solamente dos partidos, que exista alternancia, incluso legítima, no siempre es ventajoso, pero puede otorgar nuevas oportunidades. La rendición de cuentas y la idea de ‘exigir a los gobernantes’ (o acción social, que es un modelo de cambio por conflicto) parece ser un consenso entre los ciudadanos, algunos gobernantes y algunos demagogos.

Hasta donde alcanzo a ver, la mayoría de los problemas que se prescriben y se intentan solucionar son síntomas de un padecer mucho más severo que desde luego comienza con la cultura. Sorprendentemente, el problema con el sistema electoral sin embargo, puede explicarse en simples términos matemáticos y estadísticos.

Para empezar, debemos entender que nuestro sistema tiene raíces en la República Romana, que nació de una civilización dirigida por reyes, evolucionó a una forma de gobierno equilibrada y abierta, pero que finalmente falló por conflictos internos, corrupción y monopolización de los puestos oficiales por unas pocas familias en un contexto donde la civilización se extendía por toda Grecia, Italia, Mesopotamia y el norte de África. Cuando la república falló, se instauró el Imperio Romano, llamado así no sólo como expansión territorial sino también, propiamente, como dictadura militar. Esta perspectiva histórica puede volvernos humildes, ya que si todos los sistemas están destinados a fallar internamente (perspectiva funcionalista del cambio social), restablecerse como un sistema más severo y luego volver a suavizarse poco a poco, entonces no somos muy diferentes a como éramos hace 2,200 años.

Pero ese ‘ciclo’ no es todavía la estadística de la que hablaba. Esto tiene que ver más sobre cómo funciona el sistema de escrutinio mayoritario uninominal, y en particular el sistema ‘el que gana se lleva todo’, o first-past-the-post voting system. CGPGrey explica los problemas del sistema de una manera muy amena. No hace falta saber inglés para seguir la idea general del video.

El first-past-the-post voting, por su nombre se explica solo. El objetivo del ganador es obtener la mayoría de votos, una mayoría relativa a sus adversarios. El razonamiento va más o menos así: Ésta es la manera en que se desarrolla la democracia, porque todos pueden votar y el que tenga más votos es el que gana. Cada persona solamente puede votar por un candidato. Y el que gana es el más aceptado para dirigir. El pueblo lo eligió, lo que implica que el pueblo gobierna. Por lo tanto, esto es democracia… not.

Primero: si la ceremonia del voto se configura de esta manera en un sistema de liberalismo económico donde todo se puede comprar, el objetivo principal (ganar la mayoría relativa de votos) corrompe inevitablemente a todos los participantes. Las campañas sucias, el desequilibrio en la exposición mediática de los candidatos, la compra de votos y muchas otras cosas difíciles de controlar, casi florecen de manera natural.

Segundo: el sistema, no importa con cuantos partidos haya comenzado, tiende eventualmente a la conformación de dos partidos, ya que las coaliciones se formarán para evitar perder el registro y “sumar esfuerzos”, lo que culmina en que los ciudadanos únicamente tengan dos opciones a elegir.

Tercero: si se busca que entre más opciones mejor, que es lo ideal, entonces poner en el sistema que sólo una persona vote por un candidato (en lugar de escribirlos en orden del que más les guste, por ejemplo) tiende a dividir a la gente, el voto y, al resulta naturalmente en un ganador con gobierno de la minoría. Esto puede desanimar a futuros participantes, ya que nunca estarán muy seguros de sus opciones. Y si acaso lo están, pero su candidato, según encuestas, tiene pocas posibilidades de ganar, entonces no tendrán mayor efecto en los resultados o quizá sucumban a la presión de efectuar un ‘voto útil’.

Cuarto: al final de cuentas es más importante cómo se cuentan los votos. En Estados Unidos, un voto individual en California cuenta menos que uno en Connecticut, por la diferencia en el número de población. México no sigue este sistema afortunadamente, pero el candidato ganador no es el preferido por la mayoría de la población. Esto hace más notorio el problema de los que no votan y de los que votan nulo. Estos votos simplemente no son tomados en cuenta para determinar al ganador. Un candidato con 15% de votos del padrón, si ese 15 es superior al de sus contrincantes, será el vencedor de todos modos.

Y quinto: los poderes establecidos conocen bien el sistema. Después de todo, la utilidad de los ‘terceros partidos’ de oposición es la de producir un efecto spoiler. Dividir el voto de la población inconforme en varios candidatos, aparentemente de oposición, quizá termina ayudando más al candidato favorecido por la elite. Ésta quizá concluya, incluso, que no está demás financiar a uno que otro partido alternativo. De todos modos siempre se puede contar con el mobilization bias, ¿no?

Sin embargo.

Reforma 2012.

En un panorama desalentador, se han propuesto alternativas. Una es la de single transfer voting, donde los votantes no escogen a un candidato, sino les asignan un número a todos en el orden en que les gustan. Así se eliminan los menos populares y quedan los más populares, o los menos odiados. Es el sistema utilizado en San Francisco. Pero incluso un sistema así tiene sus fallas. Por ejemplo, puede quedar alguien quien a la población le da igual si gana o no. Keith Devlin, matemático de Stanford, habla de los sistemas de votación convencionales y alternativos, pero también de sus inevitables implicaciones indeseables, más o menos a partir del minuto 50.

Incluso me divertí haciendo un experimento (asumiendo muchos datos inventados, espero algún día hacerlo con los reales), demostrando que hasta Gabriel Quadri pudo haber ganado en 2012 si se hubiera utilizado el sistema de approval voting, ya que parecía ser el candidato que a la población le daba más igual si ganaba o no (esto es lo que podemos suponer dada la fuerte división marcada entre la propuesta del PRI, la continuación del PAN y el proyecto de las izquierdas).

Quadri ganando

Claramente hay una distorsión de la voluntad popular que ni siquiera tiene que explicarse con corrupción o intereses escondidos. Parece más una tendencia natural resultante de poner unas reglas de juego muy insensatas.

Hmm.

Difícilmente se consigue idear un proyecto escolar de arquitectura que satisfaga varios conceptos de la disciplina, como composición, escala, ejecución de obra, reciclaje y prefabricación de piezas, y a la vez luzca para toda la comunidad universitaria. Éste galgo de más de 6 metros de alto fue considerado por muchos un éxito, instalado durante el periodo navideño en la plaza del ITT (galgos), como un trabajo conjunto entre alumnos de segundo, octavo semestre y su maestro. Está construido con 70% de material reciclado; y la misma cifra representa el ahorro de dinero que se logró de haberse construido con materiales nuevos.

Sobre la fabricación de las piezas, que es donde me desenvolví principalmente, primero repetiré que es posible lograr cualquier superficie dividiéndola en triángulos, pero todos saldrán de diferentes dimensiones. Mientras la estructura de madera se componía de una geometría sencilla, la “piel” del galgo requirió la fabricación de los tríangulos con la mayor precisión posible, y aun así hubo incontables tropiezos. Siendo la mayor parte de cartón corrugado, o sea cajas pepenadas en supermercados, el recubrimiento con capas de papel metálico tornasol, bolsas de frituras y cintas adhesivas consiguió protegerlo lo suficiente para que se mantuviera dos meses expuesto a la lluvia.La separación de los triángulos por las tiras adhesivas transparentes lograron que la luz que provenía del interior se proyectase por las aristas, y la corona navideña consistía en un toro o dona, moldeado con malla alambre y botellas de plástico.

La casi-simetría facilitó la fabricación de las piezas, y tan sólo se utilizaron dos cables tensores en las patas traseras, para impedir movimientos laterales. El peso total, lo sostuvieron perfectamente los barrotes que conformaban las patas.

En conclusión, un proyecto muy divertido y didáctico apto para todas las edades.

Las fotos fueron tomadas por Saraí Domínguez.

 

La semana pasada el sentido aventurero y la curiosidad nos invadió a Ruth, Chava y a mí. Ruth muy valiente en el volante decidió que iríamos a adentrarnos en lugares desconocidos de la colonia Libertad, en Tijuana. Omitiré detalles que nos convertirían en caso de estudio de un centro de psicología; el hecho es que de callejón en callejón no dejabamos de ver más perros, más niños, más casas, más fiestas y el hecho de que nosotros no habíamos sido invitados a ninguna. El cielo estaba oscuro, la luna en su fase creciente y pocas luces, muchos carros y más niños por todas partes. Cierto es que la ciudad es un gran caos, son muy pocas las zonas realmente planeadas y las zonas residenciales son emergentes , espontáneas e inevitablemente frecuentes en este momento.

No obstante, las zonas escondidas en el los subterráneos virtuales de Tijuana representan la imagen más cercana a la idea de laberinto que tiene la ciudad. No dejabamos de pensar en nuestros caminos como parte de un laberinto. Lugares sólo conocidos a los que han nacido y crecido ahí para, muy probablemente, nunca salir de ahí. Muy similar a una película de Tim Burton los caminos llevaban a sitios inesperados, bifurcaban y se volvían tangentes a la frontera volviendo en sí mismos, muchas veces terminando en sin salida. Los rostros de la gente mostraban expectativa, sabiendo que nadie pasa por ahí sin propósito. Supongo que éramos la excepcion. Para ellos el laberinto es un hogar.

De ahí que evoque uno de los primeros artículos que escribí para el blog en el que describo el potencial de imaginar a la ciudad como tal. La ciudad laberíntica ofrece dos posibilidades: es una ciudad de paso, un camino, o es un recinto. El laberinto como recinto a diferencia del bien planeado espacio ofrece nuevas posibilidades, entre ellas, la de espontaneidad y crecimiento desordenado. Ésto, indudablemente, impacta al pensamiento de los habitantes de Tijuana. Actualmente lo estamos viendo: universitarios y profesionistas de la ciudad se expresan con increible creatividad y un pensamiento divergente (tal y como es la ciudad). Análogamente, las zonas perdidas, los sitios escondidos generan marginación y pobreza: aislamiento y desolación. Escondidos en los más recónditos lugares de la ciudad, es imposible para los habitantes el pertenecer. Si se ausenta el espíritu de territorialidad se pierde la identidad y el resultado es urbicidio, es decir, el daño a la ciudad.

Estas observaciones, claro está, no son exclusivas a la colonia en cuestión. Tijuana se vive como tal. Inclusive, esta realidad no es sólo de Tijuana, sino de muchas otras ciudades en el mundo. En cuestión de infraestructura hay varias cosas que se pueden sugerir: homogeneidad arquitectónica (en espíritu, no en estilo), conexión vial, focos urbanos accesibles, educacion global y cultura familiar.

Una foto que tomé en Tijuana y que edité para representar dramáticamente la imagen de la ciudad.

DSCN4881cc

El espacio público alrededor de Palacio Municipal es de mis favoritos en la ciudad. Las áreas verdes y la tranquilidad que se vive ahí es muy agradable. Además me queda cerca y de ahí puedo ir a cualquier parte, esta bien conectada el área. Los puentes peatonales que hay ahí también me gustan. No porque tengan algo en especial, simplemente por el área que se recorre, la vista es un placer y el aire que recorre ese espacio es muy agradable.

El Zócalo es una de las respuestas a la necesidad de identidad tijuanense. Ésta enfocado como espacio focal y espero que esto no desvíe el cual debe ser su papel principal: el de reforma urbana. Este proyecto consiste en un área de espacio público por encima del actual Palacio de Gobierno. Es decir, conectaría ambos edificios gubernamentales y ademas Plaza Río y consecuentemente, también la futura catedral estaría bien vinculada. Aquí algunas imágenes del proyecto, provenientes del Frontera, pero facilitadas por los usuarios de SkyScraperCity.

zocal11

zocalo112

Las imágenes no son finales, el proyecto está en platicas y hay muchas firmas de arquitectura que están interesadas en participar. Esperemos que de este proyecto se derive urbanismo responsable.

El pasado sábado, veintidós de noviembre asistí al concierto de la banda tributo de The Beatles, The Fab Four. Es la tercera vez que voy, como siempre estuvo muy divertida. Sólo fueron dos horas, una desgracia considerando el amplísimo repertorio de la banda. Siempre me he quedado con ganas de que toquen las menos conocidas como Hey Bulldog. Sin embargo, con clásicos como Hey Jude, Love Me Do, Get Back entre muchos otros, la audiencia queda siempre satisfecha. La siguiente presentación, me parece, será en el Grand Hotel el 13 de Febrero para festejar a los enamorados.

dscn5423

Antes de la presentación del acto principal estuvo el grupo America Nova, una banda tijuanense que toca excelentemente el rock clásico, de los sesentas y setentas. El vocalista, con una gran voz alcanza los tonos de Credence, Bob Dylan y muchos otros. La música es idéntica a las originales, pareciese que The Who estaba en el escenario. Sin mencionar la grandiosa música que produjeron a la hora de tocar Nights in White Satin.

dscn5417

Por fin, después de varios años de espera en Tijuana, ya tenemos al Cubo.

Diseño del arquitecto Eugenio Velásquez, de Artesano, el Cubo fue el ganador de un concurso para la integración arquitectónica de un nuevo espacio de exposiciones al Centro Cultural Tijuana, elevando la capacidad de usuarios y garantizando seguridad a obras de arte extranjeras, como es el caso de la exposición de Buda Guanyin, provenientes en su mayoría del Museo de Beijing.

Velásquez comentó que la construcción se había retrasado, en parte, porque los fondos dieron prioridad a la atención de las situaciones provocadas por el paso de los huracanes en el sur, y otros percances relacionados con las peticiones de cambiar algunos materiales, como la malla de acero inoxidable o el polímero “antigrafitti”, por otros de menor costo, pero menos durables. Omitiéndose algunos elementos originales como las propuestas de espejo y caída de agua, el proyecto siguió adelante tal cual. El espacio interior es aun más impresionante. El factor sorpresa está en el dinamismo de los colores y el gigantesco tragaluz.

Ahora, sobre algunos detalles del concepto arquitectónico que manejó. En primera instancia, la integración. Yo entendía al Cubo como la edificación que completaba el “marco visual” de la bola de Ramírez y Rosen, haciéndola resaltar con más personalidad en un entorno de formas rectilíneas. En efecto, el cubo de Velásquez no ostenta, e incluso se protege con la malla de acero transparente, como señal de respeto ante el manto que envuelve a la bola. Esa conexión se refuerza en el interior con el uso de los materiales, en especial el concreto, y su unión con el edificio original a penas se percibe como la entrada a otro diferente (que por cierto destaca el monumento del Proyecto Cívico, the Gift of American Democracy, de forma sugestiva).

Finalmente, entre los eventos llevados a cabo el 1 de Octubre, en el Cubo, además de conferencias sobre la historia de Tijuana y su situación arquitectónica, remarcaré el reconocimiento que se le dio a los estudiantes de tres equipos finalistas de la repentina con el tema de “Rescate de espacios públicos”, que consistió en el diseño de un parque en La Morita, celebrado en el Colegio de Arquitectos desde las 10:00am de un lunes hasta las 6:00pm del martes. El miércoles, el jurado determinó al proyecto ganador (que está considerándose para construcción). En la repentina participaron las escuelas de Tijuana y la UABC de Mexicali.

Fotografías: Alex Ruiz

Después de las conferencias
Después de las conferencias
Eugenio Velázquez explicando su concepto a estudiantes del ITT
Eugenio Velázquez explicando su concepto a estudiantes asistentes del ITT
Asistentes del evento
Asistentes del evento el 1 de octubre

Actualización:

He aquí un video tour de Galerías Hipódromo.

http://gracographics.com/html/galerias_hipodromo.html