“Send my love to the aliens”, “envíenle mi amor a los aliens”, le dijo Paul McCartney a la agencia espacial, NASA.

Después de la película de Taymor, surge otro gran homenaje a la canción de los Beatles, escrita principalmente por John Lennon. La NASA transmitió “Across the universe” a través del universo, durante la tarde del presente día, 4 de Febrero; la primera canción por radio transmitida al espacio. Llegará a su destino, la estrella más brillante de la constelación Osa Menor, Polaris, del norte, en aproximadamente 430 años, viajando a 186,000 millas por segundo. El evento, en este caso, es la conmemoración de varios aniversarios, entre ellos el 50 aniversario de la misma agencia y el 40 de la canción. Para Yoko Ono, así como para muchos de nosotros, implica un nuevo comienzo, una era de comunicación interplanetaria. Que los aliens gusten de los Beatles. Nothing is gonna change my world.

En efecto, no puedo pensar en otra canción más apropiada para ser la primera que viaje a través del universo, y no únicamente por el honor al título. La letra de la canción, como el cosmos mismo, es una composición de varias frases, mantras y conceptos, unos místicos y otros aparentemente aleatorios, que consigue ser única y poética por su extrañeza. Las frases surgen, desaparecen y se repiten con un ritmo formal misterioso. La canción puede seguir y seguir… el final es poco predecible, de no ser por las últimas repeticiones. Jai guru deva…

Imagina un viaje espacial por tantos años, acompañado únicamente de la cósmica música y abstracta lírica de “Across the universe”. Me recuerda a las últimas escenas de “2001”.

La propuesta arquitectónica de Yoko Ono, una no habitable por el hombre: una torre de luz.

Es interesante pensar en el espacio gobernado por pura luz. Si bien, la iluminación es parte esencial de los trabajos de algunos arquitectos, en particular de Luis Barragán, pensarla como espacio mismo es paradójico y a la vez no. Para entender esto, tenemos que entender a la luz, como una entidad ambivalente, tanto material como energética y a la vez ninguna y todo. La luz es una de las manifestaciones naturales más fascinantes, y como diría alguien, es el fenómeno más elegante de todos.

El propósito de la torre es recordar la lucha de John Lennon por la paz, por el amor del mundo. De cierta forma, la torre de luz es bella y probablemente uniría a varias familias en sus patios observando el gran espectáculo. Se prenderá cada año del 9 de octubre a el 8 de diciembre (nacimiento a muerte de John Lennon). Y muy posiblemente, más de un trabajador se detendrá a observarla. Probablemente alguien decida caminar para verla en vez de viajar en carro. Si bien, la Lennon Wall en Praga une a varias familias cada año, es posible que la torre en Islandia haga algo similar.

Yoko Ono dice que es lo mejor que ella y Lennon han hecho. Estoy en desacuerdo, Lennon brillaba mucho más cuando hablaba de un día en la vida.