No es una noticia el proyecto del sexto Guggenheim en la Cd. de Guadalajara, pero tampoco está de más que la mencionemos. Frank Gehry, presidente del jurado para elegir el siguiente Guggenheim, llega a Guadalajara por allá del 2005 y estudia los proyectos, probablemente se imagina cada uno de ellos sentado al lado de su hermano mayor en Bilbao. Probablemente trata de encontrar algo de él en ellos, como años anteriores tratabamos de encontrar resemblanza entre el viejo de New York y el entonces recién nacido Bilbao.

El jurado ha elegido el del mexicano, el de TEN, de Enrique Norten. En el 2010 estará listo y se unirá al legado de Gehry y Lloyd, entre otros.

El de Frank Lloyd Wright

El de Frank Gehry

 

Pero el de Guadalajara duerme sobre el paisaje, su grandisimo potencial yace en el escenario que lo rodea:

Es diferente, también, a sus hermanos en la prominente verticalidad. Si bien, la horizontalidad es símbolo de respeto, Norten equilibra tal vertical con el camuflaje del edificio, que parece desaparecer en el cielo. Al fin y al cabo, el edificio sucumbe ante la majestuosidad de su alrededor y sus usuarios seguramente se sienten en las nubes.

Me llamó mucho la antención la propuesta de Jean Nouvel, que ultimadamente fue rechazada.

El de Nouvel se comprometía al paisaje de otra forma: a través de sus materiales. Aunque irónicamente, la rígida geometría del prisma contrasta elegantemente con la accidentada pendiente a la que saluda como extranjero y familiar al mismo tiempo.

Algunos ya han de saber de la fascinación que tiene Brad Pitt hacia con la arquitectura. Uno de sus hijos lleva el nombre de Jean en honor al arquitecto francés Jean Nouvel y habla con especial admiración de Frank Lloyd Wright. Y mientras que su participación en la arquitectura se ha limitado en su mayoría a patrocinaciones y a la edificación de casas para él mismo, ahora el actor se embarca hacia un nuevo proyecto arquitectónico: The Pink Project.

Así está la historia: Brad Pitt filma una película, ve un montón de casas rosas en la escenografía del proyecto y empieza a soñar. En su sueño, las casas rosas son metáforas, es decir, esas casas rosas no son casas rosas, son oportunidades de vida para la gente sin casa. Me imagino que la intensidad del color rosa lo llevó a imaginar tal cosa, probablemente algo más, posiblemente exceso de chocolate y café. Cualquiera que sea el caso, inmediatamente llamó a algunos amigos y se inicio el proyecto.

Y nace Make it Right.

Make it Right es una organización que no busca ganancias, dirigida por Brad Pitt y que tiene por misión traer vivienda a las personas desfavorecidas por los desastres naturales. Y entonces en New Orleans se montan una serie de casas rosas.

El plan es que estas casas atraigan gente que desee apoyar al proyecto y convertir a estas casas en verdaderas realidades arquitectónicas. El plan es que la gente compre diversos materiales y los done a través de esta página.

En el futuro, estas personas tendrán casas creadas por arquitectos de todo el mundo: