Creciendo con The Cranberries: 7 canciones esenciales

Dolores O’Riordan, vocalista de The Cranberries y recientemente fallecida, ha sido mi cantante favorita desde que la escuché por primera vez. Es la voz que me acompañó a crecer, como niño y adolescente.

Mi tía Gaby (quince años mayor que yo, por lo que ella era adolescente cuando me criaron junto a sus hermanas y hermano) ponía Zombie, Linger y Animal Instinct a mediados y finales de los 90’s. Mi madre también disfrutaba de la banda irlandesa de pop y rock, diciendo que se sentía identificada de alguna manera con la combinación de voz, melodías y letras, muchas veces contrastantes en tono o humor (¿proyección?).

Yo también notaba esa versatilidad. Cada canción expone un caso, idea o sentimiento y ya sea de manera sencilla o dura, resuena con belleza en muchos de nosotros, sus seguidores, porque tendemos a asociarla con una experiencia o estado de ánimo que podemos citar con precisión.

Screenshot_4.jpg

Es por eso que comparto, en ningún orden en particular, 7 canciones esenciales (aparte de las clásicas Zombie y Linger) del periodo de 1993 a 2002. Todas se pueden encontrar en el álbum de compilación Stars lanzado en 2002.

Ode to my family

Del álbum No need to argue, 1994.

Si conoces los instrumentos de rock y la voz agresiva que caracteriza Zombie, la primera canción de esta lista podría ser una sorpresa. Ode to my family es una canción bella por su sencillez. Extrañar a la familia, nada más que eso, merece como tema esta nostálgica y reconfortante melodía.

Unhappiness, where’s when I was young
And we didn’t give a damn
‘Cause we were raised
To see life as a fun and take it if we can

My mother, my mother she’d hold me
Did she hold me, when I was out there
My father, my father, he liked me
Oh he liked me, does anyone care?

Analyse

Del álbum Wake Up and Smell the Coffee, 2001.

Analyse podría ser una contribución débil de la banda, pero está también en el lado “austero” del repertorio y por eso me encanta. No sobre-analizar, fluir y disfrutar los aspectos más simples de la vida es su único mensaje. Algo de lo que requiero recordatorio constantemente.

Close your eyes
Close your eyes
Breathe the air out there
Fantasize, fantasize
We are open 

For you open my eyes
To the beauty I see
We will pray, we will stay 
Together

Time Is Ticking Out

Del álbum Wake Up and Smell the Coffee, 2001.

Cantarle a temas cotidianos puede ser hasta cierto punto cursi. Creo que los fans de The Cranberries apreciamos esa cualidad como balance emocional a la oferta de música pop superficial, o bien a aquella más depresiva y llena de ansiedad de otros géneros – que también escuchamos. Time Is Ticking Out no apela a ninguna emoción en particular ni es una protesta desgarradora como Zombie, simplemente socializa la amenaza del cambio climático, algo que a la fecha muchos en posición de poder increíblemente siguen negando al público.

Looks like we screwed up the ozone layer
I wonder if the politicians care
And time went out, and time went out

What about our children then?
Is there nothing left for them?
We don’t know, we don’t know
For me love is all, for me love is all

Las tres canciones anteriores, sencillas y cotidianas, pueden tener un efecto relajante y de ambientación, pero las siguientes son para muchos de nosotros, golpes directos que sacuden el alma, la mente y el corazón.

Ridiculous Thoughts

Del álbum No need to argue, 1994.

En Ridiculous Thougts, la voz con la que abre Dolores (que no sale en la versión de Stars) y que asociamos con el lado más “druida” de la banda, nos advierte que ésta es una de esas melodías que quieren liberar la angustia y ansiedad de ciertas ideas destructivas. Como Elijah Wood en el vídeo, queremos guiarnos hacia un estado de paz no obstante los taladros insistentes con los que quieren lastimarnos fuerzas externas.

I feel alright and I cried so hard, The ridiculous thoughts, oh. 
I feel alright, alright, alright, alright. 

Twister, oh, I shouldn’t have trusted in you. 
Twister, oh, a na na na. It’s not gonna happen, no. 
You’re not gonna make fun of me, 
Happen now, na na na na. 

Promises

Del álbum Bury the Hatchet, 1999

Promises es una canción definitiva para, por ejemplo, la ruptura amorosa. Es agresiva y llena de nostalgia (tantas cosas que se me ocurren cuando la escucho), porque deja ir al mismo tiempo que reclama permanencia. Estando acostumbrado a la voz pacificadora y celestial que Dolores evoca en otras canciones, Promises me provoca una combinación de actitud “f*ck-it-all” y tristeza, pero de lo cual se puede obtener gracia. El vídeo es oscuro, fantasioso y extrañamente divertido a la vez.

What of all the things that you taught me
What of all the things that you’d say
What of all your prophetic preaching
You’re just throwing it all away

Maybe we should burn the house down
Have ourselves another fight
Leave the cobwebs in the closet
‘Cause tearing them out is just not right

Why can’t you stay
Here awhile
Stay here awhile
Stay with me

Animal Instinct

Del álbum Bury the Hatchet, 1999

Puede ser que Bury the Hatchet sea una buena compilación de temas amorosos y des-amorosos, pues Animal Instinct es otra canción penetrante sobre la familia. Canción y vídeo tienen claramente como tema la maternidad y el amor a los hijos, aunque podemos extrapolarla a muchas más situaciones en las que salen a relucir nuestras emociones más primordiales. Aunque te invada la confusión, el egoísmo, el miedo, una vulnerabilidad mental o de salud… aunque exista una amenaza en conocidos, desconocidos o en quien alguna vez confiaste, no luchar por tu sangre y por quien amas no es una opción.

It is a lovely thing that we have
It is a lovely thing that we
It is a lovely thing, the animal
The animal instinct

So take my hands and come with me
We will change reality
So take my hands and we will pray
They won’t take you away
They will never make me cry, no
They will never make me die

Dreams

Del álbum Everybody Else Is Doing It, So Why Can’t We?, 1993

Si eres un amigo o amiga cercano o por casualidad te lo llegué a comentar, sabrás que Dreams es mi canción favorita de todos los tiempos. Esta canción la reservo para dar un “reset” a mi estado de ánimo y me ha acompañado en tantos momentos importantes, alegres o tristes, que cada vez que leo o escucho de la reacción que produce en otras personas, toda barrera o frontera humana se desvanece. Para mi cuerpo y mi mente es una terapia, pues reacciono a ella sin poder evitarlo. Para mi alma es una inyección de energía y esperanza, recordándome a mi hermano, mis padres, mis amistades. Los sueños son entornos que construimos sin querer o queriendo (si son lúcidos) y algunas personas a veces quisiéramos permanecer en ellos más tiempo del que pasamos en el mundo real. Pero de vez en cuando, si nos permitimos vivir, la realidad ofrece momentos tan bellos que no necesitamos volver a soñar.

And now I tell you openly, you have my heart so don’t hurt me.
You’re what I couldn’t find.
A totally amazing mind, so understanding and so kind;
You’re everything to me.

Oh, my life,
Is changing every day,
In every possible way.

And oh, my dreams,
It’s never quite as it seems,
‘Cause you’re a dream to me,
Dream to me.

Anuncios

Redes neuronales y el backprop del artista compresor

¿Cómo describirías tu pieza musical favorita?

De tratar de hacerlo, tal vez empezaría por describir los sonidos en relación a categorías, géneros. Pero lo más importante para mi es el aspecto emocional e intelectual. Al final, la música la percibo más allá de mis sentidos. La satisfacción de consumir arte no sucede en los receptores del cuerpo humano, sino en el procesamiento de esta información. Al percibir una obra de arte, esa información es transformada y modificada de tal forma que nuestra mente la interprete de acuerdo a la informacion contextual y las memorias que tenemos disponibles. El resultado es una respuesta emocional que se traduce en activación hormonal u otros procesos fisiológicos.

¿Cómo sucede esta síntesis de información que el artista plasma en una obra?

La obra de arte contiene una cantidad finita de información que provoca reacciones muy complejas en diferentes individuos. El artista parte del conocimiento de arquetipos y símbolos colectivos. Hasta cierto punto, el artista tiene la capacidad de predecir respuestas de individuos que comparten un marco cultural. Estos símbolos se expresan principalmente a través del contenido de la obra. El qué nos dice la obra. El cómo es algo más complejo. La yuxtaposición de contenido y forma es lo que provee la estructura que activa diferentes reacciones neuronales que terminan en una respuesta en el receptor del arte.

En el campo de machine learning existen una familia de algoritmos conocidos como neural networks o redes neuronales. Estas redes consisten en una serie de operaciones no-lineales que transforman un input para producir un output. Las redes se usan como emuladores de otros procesos mucho más costosos. Por ejemplo, los convolutional neural networks (CNN) se usan para reconocer imágenes. Uno de estos CNNs puede ser calibrado para identificar entre gatos y perros. En la práctica, el algoritmo sería presentado con una imagen y éste determinaría si se trata de un gato o un perro.

1_9ng9AxixrDUGvVfKA7dypg

El algoritmo es agnóstico: no tiene conocimiento de lo que significa ser un perro o un gato. Pero al ser calibrado, se convierte en capaz de determinar las características más fundamentales que hacen un perro a un perro. En teoría, los cerebros humanos hacen algo similar. Podemos describir con palabras a un perro o a un gato pero díficilmente podríamos encontrar una clara delimitación entre estos dos, en base a sus características visuales. Sin embargo, hay transformaciones de las imagenes de estas dos categorías en las que es posible demarcar una diferencia clara. En matemáticas hay algo conocido como manifold hypothesis que alude a este concepto: todas las formas, bajo transformaciones homeomórficas, son separables. Imaginen un nudo. En teoría, hay transformaciones isotópicas que deshacen este nudo. Una vez que un objeto ha sido sujeto a estas transformaciones, el nudo es separable. En el ejemplo del clasificador, los dos lazos del nudo son gato y perro.

A mi me parece que nuestros cerebros procesan el mundo de una forma similar a una red neuronal. La complejidad del cerebro humano es mucho, mucho mayor a la de los algoritmos. Sin embargo, nuestro cerebro toma algo tan complejo como una obra de arte y produce algo que entendemos y que trasciende las palabras. Es decir, nuestro lenguaje no ofrece esa transformación adecuada para describir el significado del arte. El significado se esconde bajo algo más fundamental que sólo se vislumbra en una serie de transformaciones que parten de un marco referencial único a cada individuo.

Pero lo más increíble es la compilación que hace el artista. El artista toma ese marco de referencia individual en el que puede conceptualizar sus emociones o sus ideas y lo traduce a una representación física que es capaz de transmitir esta información a otro ser humano. Es decir, el artista, de alguna forma, ejecuta la acción inversa a la de interpretar el arte.

La clasificación entre gatos y perros de la que hemos hablado sucede en un proceso llamado forward propagation. Durante este proceso, la imagen del gato es transformada para ser separable y clasificable. Sin embargo, cuando se calibra la red neuronal, se hace a través de algo conocido como back propagation (backprop). Este proceso consiste en calcular gradientes del output con respecto a los filtros o kernels del algoritmo. Es decir, calibra los parametros de estos filtros para realizar las transformaciones adecuadas para identificar entre un perro y un gato.

El artista, me parece, ejecuta un backprop. Calibra la forma y el contenido de su obra de tal forma que produzca la respuesta que él o ella desea. Todo esto sucede sin que el artista lo haga conscientemente. Probablemente sea a través de la intuición o de mecanismos que no entendemos o no conocemos. Pero el resultado de una obra de arte efectiva es un impulso de información sintetizada que al interactuar con nuestros receptores neuronales, produce respuestas que el artista transmite, pero en formas que el artista jamás pudo predecir porque carece del marco referencial del receptor. Esta cuota de información debe ser interpretable por otros humanos. De ahí que sea necesaria una gran sensibilidad para generar la encriptación adecuada.

Jurgen Schmidhuber tiene una serie de teorías en las que trata de explicar el arte, el humor, el placer, etc. Schmidhuber parte del principio de complejidad informática de Kolmogorov que habla de la información comprimida más pequeña que es computable. Algo así entiendo el papel del artista. La obra de arte más efectiva es esa compresión de informacion intransmitible a través del lenguaje, pero que es descomprimible por nuestra red neuronal biológica.

No pretendo comparar el nivel de complejidad de los algoritmos que utilizamos en machine learning a los mecanismos biológicos. Sólo creo que podemos entendernos a nostros mismos a través de las formas creativas en que utilizamos matemáticas para transformar el mundo perceptible (y también aquel que no lo es).

femmefractale288

Tomorrow’s Modern Boxes

Thom Yorke lanzó de sorpresa su nuevo álbum, titulado Tomorrow’s Modern Boxes. Este evento fue noticia por dos razones: i) Thom Yorke es el vocalista de Radiohead, ii) el álbum fue lanzado a través de Bittorrent por 6 dlls. El cantante pretende motivar un cambio en los modos de la industria de la música. Es bien conocido que el artista muchas veces no goza de la compensación debida por su obra. Yorke y otros ven esta situación como una alarma y quieren responder a ella ejerciendo máxima libertad artística y de distribución. Radiohead ya lo había hecho anteriormente con In Rainbows, que lanzaron a un costo opcional a través de su página de internet.

Sin embargo, el propósito de esta entrada no es ahondar en los males de la industria. El propósito es la reflexión musical. Thom Yorke y su equipo se han caracterizado por su visión única, a veces futurística, de la música. Kid A sigue sonando alienígena a más de una década después de su concepción. En Tomorrow’s Modern Boxes, Yorke práctica esa cacofonía con la que logra desconectar al sujeto del contexto. Como en otras de sus obras, el yo lírico se presenta como un intruso, atrapado, claustrofóbico y a la vez profundamente simbiótico. Si bien la disonancia de la letra y la música son la raíz del conflicto, de una dinámica pásiva, a veces la voz y la música son indistinguibles. Es decir, el autor termina siendo su entorno. Más potente es este ejercicio al ser la música en su mayoría proveniente de una computadora. Thom Yorke extiende esa ambivalencia hacia la simbiosis entre tecnología y humanidad. Las músicas se entrelazan y a cada cambio de ritmo significativo lo nombra diferente. No obstante, el álbum no existe que sino como el todo.

¿Acaso son estas cajas modernas del mañana los instrumentos musicales que se habrán de usar?

¿O somos los humanos estas cajas?

Es posible que la distinción no exista. Es posible que en estas cajas encontremos los simbiontes del organismo del mañana. Los humanos como portales de lo mecánico. O al revés.

The Beatles: Rock Band

Más vale ir revisando el nuevo juego de EA para Wii, PS3 y X-Box 360, que une dos fiebres musicales importantes. Trátase de 45 canciones de la discografía de The Beatles (Apple Corps.) y la serie de Rock Band (Harmonix, MTV Games y EA), la paralela de Guitar Hero. La idea inicial la tuvo Dhani, el hijo de George Harrison. Encontrarán la temática y la ambientación visual muy estimulante, o al menos nostálgica.

Y aquí el sitio oficial. Saldrá a la venta el 9 de Septiembre de este año.

Paul McCartney 67

Ayer Jueves 18 el ex-Beatle cumplió 67 años. Según wikipedia, McCartney posee el record por haber producido canciones que han alcanzado el lugar número uno como solista, duo, trío, cuarteto y quinteto. Es señalado como el artista más exitoso de la historia y uno de los grandes más activistas a favor de los derechos de los animales. Próximamente se estrenará el videojuego de Rockband versión de los Beatles así alcanzando un nuevo mercado.

mccartney peta

De su inagotable talento musical no hay mucho que decir, sólo basta explorar la inmensa cantidad de canciones que ha compuesto para comprobarlo. Su última entrega musical ha sido Electric Arguments, que compusó en 13 días. Ese hecho se vuelve evidente al escuchar la espontaneidad y energía desbordada que tiene su trabajo. McCartney narra la grabación del disco como un ejercicio creativo, la letra de las canciones, así como la melodía, casi improvisada y un rango vocal también sorpresivo.

También quiero señalar Driving Rain, un álbum que hace poco descubrí y que me sorprendió. Entre las muchas canciones que tiene, Heather fue la que más me llamó la atención. Cabe mecnionar que fue nombrada en honor a su hija, no a su esposa, y que aunque es una melodía muy simple, es increíblemente efectiva.

Más Kinks

Oficialmente la banda de Ray y Dave Davies empezó en 1963 y terminó en 1996. The Kinks, a diferencia de los Rolling Stones, han sido constantes en material creativo, original y novedoso a lo largo de toda su carrera. Al rededor de 600 canciones a lo largo de sus años de actividad lo demuestran. La increible variedad de su música es sorprendente, la calidad constante y el humor muy acertado.

The Kinks tienen la habilidad de presentar críticas sociales a través del humor y la inocencia, manejada como parte de su discurso en el que todos somos súbditos de la monarquía. Una dicotomía que nos dibuja como victimas y como marionetas del régimen. El ingenio de Ray Davies le permite oponerse a todo tipo de prácticas al no hacerlo directamente, sino aludiendo a efectos que afectan las vidas de la sociedad y al hacerlo produce música de excelente calidad.

kinkssleep

Fab Four en Tijuana

El pasado sábado, veintidós de noviembre asistí al concierto de la banda tributo de The Beatles, The Fab Four. Es la tercera vez que voy, como siempre estuvo muy divertida. Sólo fueron dos horas, una desgracia considerando el amplísimo repertorio de la banda. Siempre me he quedado con ganas de que toquen las menos conocidas como Hey Bulldog. Sin embargo, con clásicos como Hey Jude, Love Me Do, Get Back entre muchos otros, la audiencia queda siempre satisfecha. La siguiente presentación, me parece, será en el Grand Hotel el 13 de Febrero para festejar a los enamorados.

dscn5423

Antes de la presentación del acto principal estuvo el grupo America Nova, una banda tijuanense que toca excelentemente el rock clásico, de los sesentas y setentas. El vocalista, con una gran voz alcanza los tonos de Credence, Bob Dylan y muchos otros. La música es idéntica a las originales, pareciese que The Who estaba en el escenario. Sin mencionar la grandiosa música que produjeron a la hora de tocar Nights in White Satin.

dscn5417